La reputación, un reto para los Recursos Humanos

En México frecuentemente nos encontramos con malas experiencias a la hora de tratar con empleados prepotentes, enojados o carentes de capacitación. No hay peor promotor y representante de tu empresa que un empleado sin motivación, que ignora la “mística” organizacional, que tiene carga excesiva de trabajo y en malas condiciones de equipamiento; lo más probable es que también arrastre algunos “vicios” negativos de sus anteriores empleos.