En México hace falta una verdadera cultura de la comunicación estratégica

No contábamos o no habíamos pensado que la industria estaba saturada y limitada en espacios de desarrollo debido a la poca oferta de unas cuantas empresas. Esta carrera es muy celosa, como cuando un perro no deja su hueso (y hay muy pocos huesos) y si te acercas empieza a gruñir en señal de protección. Así que cuando existe una vacante, se lanzan miles a la “cacería”, quizás no se escoja al mejor, sino al más barato o porque cayó bien a pesar de las consecuencias que esto conlleve.